Pàgines viscudes

El moviment d’oposició ciutadana als barris: la Font dels Capellans (i 2ª)

El barri de “La Font dels Capellans” fou el primer de tot l’Estat en presentar una querella criminal contra la promotora de les seves vivendes.

Els que varen anar a viure a la “Font dels Capellans” amb tota la il·lusió del món, es delien perquè els adjudiquessin les vivendes socials que havia construït l’Obra Sindical del Hogar (OSH), en unes parcel·les a fregar del barri de la Sagrada Família, en un polígon que en les maquetes feia molt de goig. Però des que s’hi varen traslladar i en prengueren possessió, començaren les angúnies i els desenganys en descobrir cada dia un nou problema com a conseqüència de feines mal acabades i, sobretot, de complements constructius indispensables, que figuraven als planells i segons les memòries i certificacions d’obra s’havien cobrat com a fets, però que en realitat no existien ni en pintura.

De primer, varen queixar-se pacíficament, pensant que davant unes irregularitats tan evidents i escandaloses, els responsables del nyap es posarien les piles i estarien a la raó, resolent bitllo-bitllo totes les deficiències; però, va resultar que no, que l’OSH i el Ministeri de la Vivenda, els organismes executors i promotors de la urbanització els feren passar amb excuses de mal pagador, i les altres administracions públiques, que malgrat no en fossin responsables directes podien donar-los un cop de mà – des de l’Ajuntament a la Generalitat -, porugues com elles soles se’n rentaren les mans amb bones paraules, fent-se el ronsa. No pas per malícia, esclar que no; si es comportaren com uns bords fou perquè tenien por de sortir-ne escaldades econòmicament.

Per altra banda, la Delegació Comarcal de la CNS (el cèlebre sindicat vertical), que malgrat tampoc hi tingués directament res a veure en les deficiències de construcció, per raons de parentiu polític amb els promotors, enlloc de donar suport moral a les reclamacions dels veïns-treballadors –en definitiva, “parroquians” del seu sindicat-, va fer tot el possible per posar pals a les rodes a la comissió promotora de l’associació de veïns del nou barri; per començar, impedint la possibilitat de reunir-se les 622 famílies afectades en algun local sindical, que n’hi havia, amb aforament suficient. Efectivament, si no era a l’empara del Sindicat, a Manresa no hi havia gaires locals públics amb capacitat per enquibir-hi tanta gent. Per tant, als veïns de la Font no els hi va quedar més remei que acollir-se a la hospitalitat de la parròquia de la Sagrada Família per celebrar assemblees en el recinte de l’església, amb els moderadors de les reunions actuant des del presbiteri. Només passant per aquesta experiència assembleària perfectament controlada i respectuosa amb el lloc de culte, hom podia fer-se càrrec de la tibantor de l’ambient causada pels incompliments dels promotors, tant a l’interior per la crispació dels més exaltats, com a l’exterior ja que en sortir advertien la presència més o menys dissimulada, a vegades provocadora, dels policies del comissari Anselmo.

El reiterat silenci de l’OSH, en tant que darrera responsable de la construcció, va obligar els veïns a radicalitzar les seves protestes, gosant dirigir les seves queixes a les més altes magistratures de l’Estat. Però la gota que féu vessar el vas de la paciència fou que el Ministeri de la Vivenda, per desídia i mala organització d’uns funcionaris mandrosos, s’havia endarrerit en la gestió dels rebuts corresponents a les quotes mensuals d’amortització, i al cap d’un any encara no n’havien domiciliat ni un al banc. Ara bé, quan en portaven una dotzena d’acumulats no se’ls va acudir res més que pretendre liquidar-los de cop, amenaçant de desnonar les famílies moroses. No voldria tergiversar ni un borrall del relat d’aquests lamentables fets i, per aquesta raó, manllevo el testimoni dels propis veïns afectats, reproduint literalment la denúncia que varen fer arribar al Rei –avui l’emèrit-, el maig de 1976 implorant la seva mediació. En aquell escrit ple de sentiments i de ràbia, repassaven les doloroses estacions del seu “viacrucis” particular:

Habiendo recorrido a todos los organismos existentes, recibiendo de ellos sólo respuestas ambiguas y poco satisfactorias para la resolución de lo planteado, acudimos a S.M. para exponerle nuestra situación. Este polígono fue construido para resolver el déficit de vivienda social existente en Manresa, lo que significa que está ocupado por familias económicamente humildes, en su totalidad asalariadas y en gran parte numerosas con menguados recursos económicos. La entrega de la vivienda estaba supeditada a una aportación inicial del 10% del valor de la misma, cantidad que oscila de promedio alrededor de las sesenta mil pesetas… Los beneficiarios, al ocuparlas se han visto obligados a efectuar reparaciones de distinta índole, ya sea por defectos de construcción o por la ausencia de complementos interiores tan indispensables como tabiques, puertas, radiadores, etc.… A todos estos gastos imprevistos hemos de añadir los gastos normales de un cambio de piso, como algunos muebles nuevos, pintado, contadores de gas y electricidad. Siendo personas trabajadoras económicamente humildes, todos los gastos planteados han dado al traste con nuestros reducidos ahorros, incluso en algunos casos para cubrir dichos gastos se han visto obligadas las familias a solicitar préstamos a entidades privadas de ahorro y mutualidades… El servicio de recaudación del Instituto Nacional de la Vivienda ha presentado al cobro de golpe los doce recibos devengados desde junio de 1975 a mayo de 1976, que suman la cantidad aproximada de 24.000 pesetas por vivienda. Ello agrava aún más el déficit económico familiar, no siendo posible a la mayoría de los vecinos atender este pago de una sola vez… Como al principio manifestamos, ya hemos recorrido a todos los organismos competentes, sin haber obtenido soluciones satisfactorias. Ello motivó la celebración de una asamblea de vecinos el pasado 25 de abril, en la iglesia de la parroquia, con asistencia masiva de los mismos, durante la cual se tomaron los siguientes acuerdos:

– Acudir al ministro de la Vivienda con objeto de requerirle la entrega por parte del INV de los planos, memorias y proyectos de urbanización de todo el polígono, así como organizar una Comisión constituida por vecinos, un arquitecto elegido por ellos y personal técnico del INV para realizar un estudio exhaustivo de las deficiencias de construcción detectadas hasta la fecha y que el organismo competente se haga cargo de las mismas.

– Indulto de los recibos atrasados y no presentados al cobro cuando correspondía, o bien iniciar el pago de los 300 recibos especificados en el contrato de compra-venta sin tener en cuenta ningún recargo, hasta su total amortización.

– Tenemos pendiente de aprobación los estatutos de la asociación de vecinos por el Gobierno Civil, que nos ha manifestado en repetidas ocasiones que son correctos y que únicamente están pendientes de la firma. Pero desde el día que se hizo esa promesa han transcurrido cinco meses y no se ha desencallado el problema, lo cual nos causa un grave perjuicio pues el hecho de funcionar como Gestora limita totalmente nuestras posibilidades…

Aquest escrit l’acompanyaven fotocòpies de les cartes adreçades anteriorment a diferents organismes autonòmics i estatals, per tal de trobar solució pacífica als diversos problemes detectats en qüestions tan sensibles com equipaments a mitges, telèfon, ascensors, serveis municipals de neteja i manteniment de jardins. També s’hi acompanyava una carta dirigida al Delegat Provincial de l’Institut Nacional de la Vivienda (INV), signada per les 620 famílies amenaçades de desnonament, si no pagaven de cop els dotze rebuts acumulats perquè la pròpia administració no havia cobrat quan pertocava.

No se sap si el Rei es va interessar pel problema, però entre una cosa i una altra, el cas és que es van aturar els desnonaments. Això vol dir que l’estratègia que en defensa dels seus interessos va exercir l’Associació de Veïns de la Font dels Capellans estava molt ben pensada i, per aquesta raó, els resultats després de picar mantes vegades: ferro gelat. No em puc estar de reproduir una de les meves cròniques de “EL CORREO CATALAN”, on vaig intentar sempre explicar tant bé com sabia, aquella lluita entre David i Goliat:

El pasado sábado día 26, en la iglesia parroquial de la Sagrada Familia y por falta de locales sociales apropiados, se reunieron en asamblea unos quinientos vecinos del polígono “Font dels Capellans” para, como tema principal, decidir si a la vista de las investigaciones practicadas por la Gestora sobre determinadas irregularidades descubiertas en las viviendas, procedía seguir una acción judicial contra los posibles responsables de las mismas. Aparte de la presencia de representantes de la prensa, que era mucho más numerosa que en anteriores ocasiones, asistían a la asamblea en calidad de asesores, la arquitecta María Àngels Figueres y el abogado Eudalt Vendrell.

Haciendo un poco de historia, brevemente, podemos decir que recién inaugurado este polígono protagonizó unos desagradables incidentes derivados, por una parte, de la defensa que los vecinos hicieron de sus derechos desde el primer momento y, por otra, de las ambigüedades que como respuesta dieron, hasta que las cosas no pasaron a mayores, los organismos oficiales implicados. En varias crónicas hemos comentado los insólitos problemas de esta barriada, pero a modo de resumen valga recordar que existían deficiencias en algunas viviendas, que se reclamaban los equipamientos necesarios para una población de 824 familias, que no existían teléfonos públicos ni particulares y, finalmente, que por un descuido de la Administración que había demorado el cobro de las cuotas de amortización casi un año, un funcionario -que más tarde la propia Administración explicaría que obró por su cuenta y riesgo – remitió cartas de desahucio a la casi totalidad de los vecinos. La Gestora se movió para defender los legítimos derechos y consiguió, gracias a una intervención personal del propio Rey, una entrevista con altos cargos del Ministerio de la Vivienda. A partir de este momento todo fueron, con ciertas limitaciones, facilidades. A partir de aquí, con ayuda de técnicos asesores, los miembros de la Gestora descubrieron irregularidades manifiestas entre lo que dicen los proyectos, lo que resulta ser la realidad y lo que describen las certificaciones de obra realizada. El polígono costó 533 millones de pesetas y, según se dijo en la asamblea, un tres por ciento de este presupuesto -17 millones, exactamente- si bien está debidamente justificado en las correspondientes certificaciones de obras, no se ven por ninguna parte ni dentro de las viviendas ni en sus alrededores.

La acusación es grave y en el ambiente de la asamblea se respiraba esta gravedad. Se explicó que lo importante no era realmente recuperar, por así decirlo, el dinero si se llegaba a demostrar que no se había empleado en las viviendas, sino para poner las cosas en claro y tratar de evitar que en el futuro puedan ocurrir anomalías semejantes en polígonos de viviendas sociales. Se ponderó que la Gestora de la “Font dels Capellans” era la única, que se sepa por lo menos, que poseía documentación exhaustiva sobre las viviendas que ocupaban –proyectos, memorias, certificaciones- y que, por ello, al haberse construido con fondos públicos, debían ser más exigentes en el control. Se apuntó que podía ser posible que se justificaran las obras no realizadas, pero que constaban certificadas como hechas, afirmando que en otras fases de la construcción el coste había sido superior al presupuestado, pero que aún en este supuesto sería procedente la intervención judicial, puesto que, si verdaderamente el módulo de coste de las viviendas sociales ha de aumentarse porque el vigente no permite construir con la calidad necesaria, debe decirse así de claro. De momento, los indicios que tienen los vecinos son que la obra realizada no se ajusta en algunos casos con la obra cobrada. Para dar un ejemplo, figuran como adquiridos y pagados diez bancos que deberían estar en los vestíbulos de recepción, por un valor total de medio millón de pesetas, que nadie ha visto colocados en ninguna parte. Asimismo, el revestimiento de las cocinas se dice que se ha realizado hasta el techo, cuando en realidad las losetas no superan el metro y medio de altura en las paredes: casi siete millones de diferencia… Aparte de ello, existen una serie de partidas dudosas, porque son difíciles de valorar en principio y porque tampoco se ha tenido tiempo de hacer un dictamen técnico a fondo, confiando que éste se hará bajo la dirección del propio Juez.

En cambio, lo que sí han afirmado categóricamente los técnicos contratados para asesorar a los vecinos es que la calidad de los materiales empleados es muy baja, por ejemplo, en el caso de pavimentos y enyesados. El planteamiento de los vecinos es muy simple. Dicen: el Estado a través de un organismo propio, el INV, decide que tiene que construir un polígono y lo encarga a otro organismo, la OSH, que saca a subasta el proyecto. El Estado paga a través de sus organismos a la constructora. Y si se presume que no se ha puesto toda la cantidad de obra proyectada y que además la calidad de la misma tampoco es la prevista, el procedimiento adecuado es iniciar una acción judicial para que se instruyan diligencias y se averigüe toda la verdad.

La asamblea, por unanimidad, se pronunció a favor de presentar una querella criminal basada en los siguientes hechos: presunta malversación de caudales públicos y presunta falsedad en documento público. Si bien dicha querella la firman once vecinos a título personal, pues la asociación al no estar todavía legalizada no tiene personalidad jurídica, todos los asistentes a la asamblea firmaron pliegos para acompañar el escrito de querella, que fue presentado el lunes día 28 en el Juzgado de Instrucción de Manresa, por el procurador de los tribunales”.

Aquesta querella, que tenia tota la pinta de fer mal als tribunals si hagués prosperat, va quedar afectada de ple per l’amnistia concedida pel Govern l’any 1977 i, per tant, no va tenir cap repercussió penal pels responsables denunciats. No obstant això, al barri hi van caure com a contrapartida a les queixes una pluja escandalosa de milions per fer-hi reparacions, cosa inexplicable tractant-se d’unes vivendes noves de trinca. Però, el que va tapar aquella amnistia tan oportuna fou que s’havien certificat obres no realitzades o que la qualitat dels materials no era la que s’especificava en les memòries tècniques. Aquesta pràctica corrupta dels responsables, era habitual en moltes altres promocions de l’OSH. Ara bé, el més vergonyós de tot plegat és que alguns d’aquests irresponsables tècnics continuaven anys després exercint les mateixes funcions a INCASOL.

Últims records

Sense toros a la ciutat, no podia ser torero

WhatsApp Image 2021-09-07 at 13.18.30
Enric Roca Carrió

De tites

WhatsApp Image 2021-09-07 at 13.18.30
Enric Roca Carrió

Blau

WhatsApp Image 2021-09-07 at 13.18.30
Enric Roca Carrió

17. Festa Major. Mestre Larrañaga. Exercicis Espirituals. Parada del Jeroni. Sindicat Vertical. Inauguració de l’església de Valldaura. Amb ulls de nen

Joan-Esteve Guillaumet
Joan-Esteve Guillaumet Pérez

La tova persistència de la memòria

Xavier Domènec
Xavier Domènech Sala

Van caure de la trona del Convent de Santa Clara (any 1935)

Lluís Soldevila Mominó
Lluís Soldevila Mominó
Buscar a tot memoria.cat