Pàgines viscudes

Ramon Roqueta substitueix Ramon Soldevila a l’Alcaldia

El 3 de novembre de 1975 es va produir el relleu a l’alcaldia de Manresa del darrer alcalde franquista. En Ramon Soldevila fou nomenat sotsgovernador civil de Barcelona i, per reemplaçar-lo, el règim va despenjar-se tenint la delicadesa d’iniciar un torn de consultes amb representacions ciutadanes, per escoltar propostes de possibles candidats que, naturalment, estiguessin ben vistos pels marmessors del franquisme quan el dictador estirés la pota. Però aquesta “delicadesa” portava inclosa la seva trampeta, ja que hom havia de vetllar perquè la proposta de candidats a batlle nominat a dit no acabés com el rosari de l’aurora. I que cap espavilat, aprofitant la “mà oberta” i el peixet del règim, es despengés amb algun ciri trencat.

Amb el propòsit, doncs, de quedar bé amb la vianda al plat, el senyor Casas Ferrer, sots cap provincial del Movimiento, va rebre a vàries representacions de la societat civil manresana per llegir-los la “cartilla” de les regles de joc: la terna que presentés cada entitat a la consideració “del gran dit” que posava i treia alcaldes, havia d’incloure necessàriament el candidat “oficial”, el senyor Roqueta. Era una condició de mal pair des del punt de vista dels principis democràtics, però després de donar-hi moltes voltes s’acordà proposar dos manresans destacats pel seu tarannà lliberal i catalanista moderat, per fer d’espelma a l’hereu “in pectore” de l’alcaldia de Manresa.

He escrit que el senyor Roqueta era el candidat “in pectore” a heretar la vara de batlle ja que, des de molt abans de començar de cara a la galeria aquella mena de càsting, estava recolzat pels dos “grans electors”: el propi alcalde Soldevila i el senyor Samaranch, president de la Diputació. Però, a més a més, la candidatura del senyor Roqueta no estava mal vista a nivell ciutadà, en general; jo diria que era perquè alguns pensaven que seria fàcil de manegar, confonent submissió amb la característica principal del seu tarannà: la bonhomia innata per saber trampejar diplomàticament amb un somriure a la boca qualsevol situació emprenyadora. Vaig ésser el primer periodista que vaig entrevistar-lo per la “GAZETA DE MANRESA” i pel “CORREO CATALAN” a les poques hores de confirmar-se el seu nomenament. Em va rebre expressament a la masia d’Horta d’Avinyó, perquè estiguéssim tranquils i en el transcurs d’una conversa que em va deixar gravar en directe, renunciant a revisar el text abans de publicar-lo, com solia ser un vici bastant freqüent en aquella època quan s’entrevistava a segons qui. Resumeixo, literalment, algunes de les respostes que considero poden ajudar a entendre millor aquest personatge:

“… Soy un entusiasta de la juventud actual. Me gusta su forma de hacer las cosas y la sinceridad que respiran todos sus movimientos, sinceridad que en ocasiones puede que hasta llegue a perjudicarles por su inoportunidad. Pero como ya le he dicho que me gusta la sinceridad, hablando en términos generales entiendo y muchas veces apruebo la forma de actuar de la juventud de nuestros días… Me hubiera gustado conocer personalmente a De Gaulle, porque fue un hombre honrado ejerciendo un cargo público y que supo mandar en el marco de un régimen político de considerable movilidad, pudiendo blasonar de una rectitud personal singular… Mi gran defecto, sin duda, es la que yo considero también mi gran virtud: soy un hombre muy abierto en todos los aspectos y soy consciente que esta forma de ser puede perjudicarme ocupando un cargo público; pero, me sería muy difícil renunciar a una característica tan arraigada en mi persona, puesto que todos mis íntimos saben que actúo siempre, con mucha sinceridad y sin complejos. Que ni los tengo, ni los quiero tener… Confieso una afición para mi muy importante: la caza. Reconozco que me entusiasma y que encuentro gran satisfacción en ella. También me gusta cultivar una costumbre que se va extinguiendo, lamentablemente, de nuestra vida social, como son las tertulias, las peñas de amigos… Soy un hombre que he conocido y vivido sólo un Régimen político. Y este Régimen me ha dado satisfacciones. He nacido dentro de este Régimen, lo he seguido día a día, y aunque no se me ha requerido hasta ahora una integración plena en las esferas políticas o administrativas, como mucha gente de mi generación soy y he sido siempre no sólo simpatizante sino enamorado de unas directrices y de una fórmula política que nos ha proporcionado una excelente jefatura, la cual hemos seguido convencidos. A partir de ahora, me he integrado a la política activa, por diferentes circunstancias que me han llevado a un cargo que yo considero, más que político, administrativo… El Régimen camina hacía una evolución. Evolución que entiendo es necesario se produzca y que pienso no se ha realizado antes debido a que las circunstancias no lo permitían. La nueva Ley de Régimen Local es una faceta importante de esa evolución que nos conducirá hacia cauces más perfectos de participación en la vida municipal; no obstante, para unos les sabrá a poco mientras que para otros se habrá avanzado demasiado… Antes de proponerme el cargo, se ha efectuado una consulta popular de la cual yo particularmente estoy muy satisfecho. Manresa es la cuarta población donde el sondeo de opinión pública ha tenido lugar y sin duda supone una experiencia piloto a la vez que un claro signo de avance hacia un Régimen democrático. En este sentido, pienso que mi designación como alcalde de Manresa obedece a la voluntad del pueblo. El propio Martín Villa me informó de que la mayoría de las personas consultadas había mayoritariamente propuesto mi candidatura, lo cual me hace presumir, teniendo en cuenta la amplitud de la consulta y la representatividad de los consultados, que realmente accederé al Ayuntamiento apoyado por la voluntad de buena parte de mis conciudadanos… ”

La presa de possessió va estar emmarcada per tres fets extraordinaris: la catàstrofe minera de Fígols, les noticies alarmants sobre la vida d’en Franco, operat aquella mateixa tarda a vida o mort a la infermeria del Pardo, i una sala d’Actes de l’Ajuntament plena de gom a gom. La primera impressió es que per assistir al relleu s’havia hàbilment convidat, a més a més de l’establishment, grups d’una societat civil que estava a les beceroles i es movia encara tímidament entre bambolines. Per què, tanta expectació? Jo penso que, en primer lloc, amb la seva presència aquella gent volia fer palesa la seva satisfacció pel relleu a l’alcaldia.

No obstant això, amb aquella presència massiva d’alguna manera s’estava dipositant a les mans del senyor Roqueta un vot de confiança, en capella d’una gestió que estava a punt de començar; però, justament, perquè era una incògnita com es desenvoluparia no es podia entendre com un xec en blanc sinó que la ratificació de la confiança dependria de si se la sabia merèixer fent realitat les promeses del seu parlament de presa de possessió. I em consta que aquest missatge concret sobre l’estat d’ànim del públic assistent, el nou alcalde el tenia ben present perquè algú del seu propi cercle íntim d’amistats li va recordar, més que res perquè no se n’endugués cap desengany.

El cartipàs, que es va trobar fet com herència del senyor Soldevila, estava integrat pels concejals supervivents de les renovacions corresponents al febrer de 1971 i al desembre de 1973, totes elles al marge de les urnes que l’antic batlle considerava innecessàries mentre es poguessin substituir pel “gran dit”. Distribuïts per terços, la composició del Consistori que heretava el senyor Roqueta, era aquesta:

 

Terç Familiar

  • Josep Santasusana Robert. Dirigent esportiu. Independent.
  • Josep Maria Marcos Gutiérrez. Industrial. President del Cercle Familiar Recreatiu. Carlí.
  • Josep Maria Torres Camprubí. Empresari fundador de SUPECO. Simpatitzant del pujolisme de “fer país”.
  • Juan Vilalta Fuixench. Empresari. Falangista dels de la ceba. Cap comarcal del S.E.U. Inspector Comarcal del Movimiento i vocal del Consell Local.
  • Jose Luis Jauregui Hernández. Treballador metal·lúrgic. Falangista. Vocal del Consell Local del Movimiento. Ex-delegat comarcal de la CNS.
  • Jordi Badia Masats. Empleat de la Caixa de Manresa. Independent, no obstant tenia el cul llogat.

 

Terç Sindical

  • Josep Manubens Vallribera. Administratiu i sindicalista vertical convençut.
  • Joaquim Altimiras Casas. President de la Germandat Sindical de Pagesos i Ramaders.
  • Esteve Guanyabens Bahi. Treballador tèxtil. Antic militant de la CNT, en el ram d’aigua, abans de la guerra. Vocal nacional del Sindicat Vertical.
  • Lluís Carreras Mata. Empresari. Simpatitzant falangista i cunyat d’en Roqueta.
  • Joan Vilamajó Balaguer. Barber. President del Sindicat d’Activitats diverses. President de la Penya Blaugrana. Simpatitzant falangista.

 

Terç Corporatiu

  • Manuel Lacal Alonso. Delineant industrial. Lloctinent de la Guàrdia de Franco. Delegat d’Educació Física i Esports a Manresa.
  • Josep Estany Guix. Empresari. Simpatitzant falangista.
  • Miquel de los Santos Gatuellas Quera. Professor Mercantil. Vocal de la Cambra de Comerç. Independent.
  • Felipe Olivares Martín. Psiquiatre. Lliberal.
  • Joan Ignasi Majó Grau. Empresari. Simpatitzant del pujolisme de “fer país”.

 

Destacaren en la presa de possessió dos absències singulars als seients dels concejals, els que corresponien a Vilalta Fuixench i al doctor Olivares. El primer, havia dimitit aquell mateix matí de forma fulminant de tinent alcalde de cultura, i el segon ja feia setmanes que no es deixava veure a la comissió de sanitat que presidia. En ambdós casos un gest de rebel·lia que no s’hagués permès en temps de l’alcalde Soldevila, que cuidava les formes escrupolosament i que mai hagués tolerat aquell evident menyspreu institucional; però, pel que semblava, a l’alcalde Roqueta no li feia tanta angunia. Les raons del doctor Olivares per fer campana eren conegudes per tothom, si bé durant el mandat del senyor Soldevila no se’n va fer massa mullader perquè l’alcalde negava que hi hagués cap crisi, però el trencament ja no es va poder dissimular més després de la plantada en l’acte de relleu.

Pel que fa al senyor Vilalta, sembla que la rebequeria responia a un atac de banyes, ja que tenia coll avall, perquè li havien més o menys assegurat els seus contactes al govern civil, que tenia molts números per ocupar l’alcaldia de Manresa enlloc d’en Roqueta, si més no per l’únic mèrit de ser un home influent a l’aparell del Movimiento local, aparentment dòcil al mando, si bé no deixava passar cap ocasió per remoure-li la cadira al seu cap, l’ànima de càntir d’en Peret Carreras; això sí, tirant la pedra i amagant la mà. Des que l’alcalde Soldevila li va endossar la gestió de àrea de Cultura va jugar a fer descaradament la gara-gara a les entitats manresanes, intentant fer-se el simpàtic i que no li tinguessin en compte anteriors rampells autoritaris o intransigents que havia protagonitzat, carregant-se sistemàticament iniciatives culturals si “des de dalt” li deien que tufejaven a separatisme. La pregunta que es feia el veïnat era si el nou alcalde seria capaç de recuperar altra vegada a la pleta els dos concejals rebecs. Que en Roqueta en tenia ganes ho reflectien frases del seu discurs de presa de possessió, que anaven especialment dirigides a una reconciliació: “… precisaré en mi gestión, que será la gestión del Consistorio, la unión y el esfuerzo de todos… He dicho y repito que no espero éxitos y que si los hay serán de todos… He dicho que no vengo a mandar, sino a trabajar y quiero trabajar en equipo…”

L’acte va començar, com deia, amb notable retard, gairebé d’una hora, però ben comprensible perquè, poques hores abans s’havia produït una gran catàstrofe a la mina de Fígols, succés que va acaparar la presència d’autoritats, entre elles el Governador Civil i el President de la Diputació que tenien previst donar suport personal al senyor Roqueta, però per raons òbvies no hi pogueren treure el cap. En un moment donat va plantejar-se la suspensió de l’acte, però al final es va decidir que presidís l’acte el senyor Soldevila, en qualitat de sotsgovernador, ja que les notícies que arribaven de Madrid aconsellaven no deixar per demà allò que es podia fer avui.

De manera que es va assistir a un protocol de relleu de càrrecs singular en aquella època: que el sortint donés possessió a l’entrant. A la sala d’actes hi feia molta calor i l’aglomeració de públic era tanta que inclús es va enregistrar una lipotímia. Insisteixo en aquest aspecte del públic perquè, fet i pastat, va ésser un dels detalls més remarcables, sobretot quan, en finalitzar l’acte, la majoria dels assistents varen esperar pacientment el seu torn per felicitar al nou batlle com si es tractés d’un besamans bord, mentre l’home fort de la Delegació Provincial del Movimiento, en Casas Ferrer, que havia fet de director de la comèdia de preselecció de candidats, somreia encantat en comprovar el grau d’acceptació que recollia el seu fillol polític.

En el seu primer parlament, el senyor Roqueta, a part de les que abans he citat, va fer dos o tres consideracions que cal recordar per afinar el seu retrat: “… procedo del campo mutualista, en el cual sólo impera un ideal, porque el mutualismo es un ideal, sin lucro y sin beneficios de ninguna clase, impregnado solamente de una gran misión, hacer bien a los demás. Y en este campo tan noble, he aprendido a despreciar a los mezquinos y egoístas y a todo aquellos a los que sólo mueve lo suyo y que no piensan que es más hermoso dar que recibir y de esta misma manera he de manifestaros públicamente que aborrezco el odio y deploro la cobardía”.

Tampoc els periodistes ens vàrem lliurar d’una repassada, que amagava una suau estirada d’orelles per “marcar” territori, per suggeriment, suposo, del senyor Soldevila que les relacions amb la premsa l’enervaven: “… Ser periodista es un arte si los fines que con la información se persigue son nobles. Cuantos ejercéis vuestra profesión me conocéis y os consta que soy un hombre abierto al diálogo, que me gusta y admito el diálogo. Quiero que la ciudad viva, sienta y comprenda los problemas del municipio, porque son sus propios problemas. Espero sugerencias de los manresanos y así, de esta forma, todos en estrecho contacto, veremos lo que es posible hacer y, en tal caso, seguiré, como ya he dicho, el más estricto orden prioritario que la necesidad imponga, y si no es posible realizarlo, la ciudad debe saber el porqué, pero lo debe saber con exactitud y de fuentes oficiales no a través de especulaciones de algún corresponsal… Sabré admitir la crítica mientras sea constructiva, pero tened en cuenta que hay que evitar a toda costa cualquier información tendenciosa que pueda crear un clima de confusionismo”.

Per la seva part, el sotsgovernador Soldevila va tancar l’acte, aprofitant l’ocasió per referir-se fora de context i indirectament a uns comentaris que vaig publicar al “CORREO CATALAN” el 8 i 13 de novembre i a la “GAZETA DE MANRESA” els dies 20 i 21 d’octubre: ”…ser alcalde no resulta un negocio ni se perciben, por ejemplo, comisiones de los adjudicatarios de las obras públicas” – va dir a benefici d’inventari.

La trajectòria política de l’alcalde Roqueta va ser molt irregular, com no podia ser d’altra manera si considerem el temps i les circumstàncies en què va haver d’actuar. Cada vegada foren més evidents les contradiccions en les quals queia de quatre potes a causa de les pressions i cancalletes a què era sotmès a tort i a dret i, sobretot, per la feblesa política per l’escassa autoritat moral que li conferia el fet de “deure” el càrrec al Règim, a part que durant tot el seu mandat va restar presoner de les promeses que havia repartit a dojo els primers dies d’estrenar-se en el càrrec per voler quedar bé amb tothom, sense adonar-se del difícil que li resultaria complir la seva paraula. El primer símptoma que les coses no gambarien entre flors i violes es va poder comprovar, a mitjan abril de 1976, durant un Ple històric, el desenvolupament del qual vaig reflectir en una crònica publicada al “EL CORREO CATALAN”, el dia 11/04/1976, i que si m’ho permeteu reprodueixo literalment, per no deixar-me cap punt ni coma:

En el transcurso de una hora, el Consistorio fue protagonista de uno de los plenos más tensos que se recuerdan en los últimos tiempos, acostumbrados como estábamos a la tranquilidad benedictina de los “plenillos” y de las intervenciones censuradas y controladas. Tan sólo un concejal, el ponente de Sanidad, doctor Olivares, se atrevió en cierta ocasión a replicar públicamente al señor Soldevila, el anterior alcalde, poniendo de manifiesto su opinión de que determinadas cuestiones sometidas a los plenos públicos debían ser debatidas con mayor rigor, espontaneidad y participación. En aquella ocasión, la intervención del concejal levantó un eco tan efímero entre sus compañeros de consistorio y se ocultó con tanto celo a la opinión pública, que no le quedó más remedio que dimitir por dignidad, dimisión que jamás le fue aceptada ni reconocida por el señor Soldevila, aunque el interesado la haya mantenido a rajatabla sin dejarse ningunear.

Anteayer fue otro concejal, Juan Ignacio Majó, antiguo presidente de Jove Cambra y, según se dice, perteneciente al grupo de los llamados “concejales democráticos”, quien levantó la voz para proponer al pleno, en el apartado de ruegos y preguntas, dos cuestiones particularmente incómodas, al parecer, para la mayoría de los ediles que, confusos y un tanto sorprendidos, dieron una imagen no demasiado edificante al público que abarrotaba el salón de sesiones, después de conocer el motivo de la propuesta. El señor Majó pretendía, porque en realidad no llegó a conseguir su propósito, que el pleno debatiera dos cuestiones muy concretas: que las elecciones municipales de noviembre próximo supongan la renovación del cien por cien de los concejales que componen los actuales consistorios y que se reintegren a Catalunya las instituciones y órganos de gobierno que habían configurado el Estatut de 1932.

Y no consiguió su propósito porque el alcalde consideró que ya conocía el plenario el contenido de ambas peticiones por haberlas presentado el concejal, a través del registro, en sendos escritos los días 17 de enero y el 2 de abril, entendiendo que antes de someter tales asuntos a un pleno procedía un estudio previo de tales peticiones por parte de la Corporación, en privado. Pero el señor Majó insistió en que había solicitado exponerlas en este pleno, considerando que su carácter revestía cierta urgencia improrrogable. Al final, visiblemente molesto, el señor Roqueta requirió la opinión del pleno de concejales sobre el particular y mediante una votación a mano alzada se determinó que las mociones no fueran leídas públicamente, dejándolas sobre la mesa pendientes de estudio en privado por los miembros de la Corporación. El público asistente acogió con murmullos de desaprobación la arbitraría decisión. El concejal Majó ocupa en la actualidad la presidencia de la Comisión de tráfico, a pesar de haberle sido encargada en el anterior cartapacio presidido por el señor Soldevila la ponencia de Planificación, creada expresamente para él, la cual ha desaparecido de un plumazo del cartapacio del señor Roqueta sin dejar rastro ni ninguna explicación. En el mismo pleno que comentamos, el concejal Majó remató su enfrentamiento con la Alcaldía solicitando se aprobara que el apartado de “ruegos y preguntas” figurase en todas las convocatorias de sesiones plenarias, a lo cual el señor Roqueta manifestó la imposibilidad de acceder a su petición, por cuanto, según establece el Reglamento de Corporaciones locales, tan sólo cabe dicho apartado en las sesiones ordinarias. No fue de extrañar, pues, la indignación del concejal y de parte del público que había asistido al pleno para darle apoyo.

Des de bon començament de la legislatura, doncs, el concejal Majó, militant “in pectore” de CDC, va ser molt crític amb la política de tripijocs i martingales benintencionades de l’alcalde Roqueta, culminant els estires i arronses amb la sol·licitud presentada el 21 de setembre de 1976, d’un “Llibre Blanc” per Manresa, Aquesta proposta va ser titllada d’escandalosa per una majoria dels concejals que no estaven preparats per segons quins rebomboris, ja que alguns només esperaven plegar quan més aviat millor, si era possible fent el menys soroll possible. Torno a citar-me a mi mateix, com a testimoni dels fets, reproduint la crònica que vaig publicar al “CORREO CATALAN” del 23 de setembre:

Que Juan Ignacio Majó no comulga con ruedas de molino hace tiempo que lo venimos diciendo y nos consta que este concejal ha protagonizado varias situaciones tensas en la placidez, por definición, inalterable del rodaje hasta ahora de la política municipal. Tanto en la época Soldevila como en la actual del alcalde Roqueta, cuyo talante más liberal en apariencia no logra ocultar la realidad de una política basada, únicamente, en promesas de buena voluntad, alejada de las realidades prácticas y que puede llegar a perjudicar seriamente su credibilidad si, efectivamente, demasiadas de dichas promesas se quedan volando sin aplicarse. Majó dimitió primero, en la etapa del alcalde Soldevila, de la presidencia de la comisión de Ordenanzas y Programaciones porque, según propia confesión: “el señor alcalde no aceptó las conclusiones a que democráticamente se había llegado en la comisión y sugirió que diésemos como programa de actuación una serie realizaciones sacadas al albur de entre las miles y miles que Manresa necesita”. En la actual etapa del alcalde Roqueta, le ha sido encargada la delegación de Tráfico y Política Municipal, también según propia confesión del interesado: “tarea muy inconcreta en cuanto a competencias y con unas interferencias constantes del departamento de Gobernación”. También de este cargo dimitió, pero esta vez por disconformidad con determinadas actuaciones del alcalde accidental en relación con la “Marxa de la Llibertat”. Este concejal presentó por el conducto reglamentario, el pasado día 21 de septiembre, un escrito en el cual solicitaba pura y simplemente que el Consistorio tomara conciencia de su condición de transitoriedad y se dedicara a preparar el relevo hacia un Ayuntamiento democrático, sin comillas ni adjetivos. Transcribo: “Próximos a unas elecciones libres que permitan ocupar estos sillones a unos concejales elegidos libremente, el Ayuntamiento no puede quedarse cruzado de brazos en espera de este cambio. No basta con gastar anualmente el dinero que ingresa en la caja municipal. Por esto y con la finalidad de que el futuro Consistorio democrático no encuentre a su llegada una política de calcinamiento y para que estos hombres elegidos puedan empezar desde el primer día una verdadera acción política municipal, asentada en una base económica firme y real, creo que nosotros, los concejales actuales, sí que podemos al menos ser capaces de servir a la futura democracia y preparar su advenimiento y que el futuro concejal elegido pueda, en Manresa, ser desde el primer día algo tan simple, y hasta ahora tan difícil: solamente concejal”.

Seguía en su escrito solicitando la urgente realización de un Libro Blanco de la ciudad, donde aparecieran los estándares mínimos de la situación real y los niveles del déficit actual, abarcando la totalidad de campos y sectores de la actividad municipal, para que a partir de aquí y a base de decisiones políticas, pueda confeccionarse en el futuro la planificación racional y ordenada de la actuación municipal. El concejal Majó se muestra partidario de la creación de una Unidad de Estudios Municipales, la cual y con el auspicio del Ayuntamiento, conforme un ente independiente, con participación de las asociaciones de vecinos, colegios profesionales, centros de enseñanza y entidades ciudadanas, para redactar un Libro Blanco en el cual se desarrollen apartados tan importantes como modelos de crecimiento, análisis de la Hacienda Municipal, estudio de necesidades, etcétera, con vistas a la transformación de esta Unidad en un posible Instituto de Estudios Manresanos.

Para llevar a cabo esta tarea, sin duda importantísima y de gran trascendencia teniendo en cuenta que las funciones pensadas no han sido desarrolladas hasta ahora por ningún equipo municipal, se solicitaba un 2% del presupuesto. Cualquier empresa privada que piense en el futuro destina algo de su presupuesto a la investigación. Pero, por el silencio con que ha sido recibida la propuesta de un, en teoría, “representante del pueblo”, se deduce que en el Consistorio actual tampoco interesa, pese a las pinceladas de liberalismo con que se han querido adornar sus actuaciones, saber con toda propiedad cómo es la ciudad, qué necesita prioritariamente y cuáles son sus déficits más acentuados. Dejando aparte si la propuesta del concejal Majó es o no interesante, pensamos que cualquier Ayuntamiento, incluso sólo predemocrático, habría de tener la delicadeza de debatir tales propuestas en sesiones plenarias públicas y tomar los acuerdos pertinentes, a la vista del pueblo”.

Últims records

Recordant què havia sentit a dir sobre l’església del Carme el 1936

Lluís Soldevila Mominó
Lluís Soldevila Mominó

Sense toros a la ciutat, no podia ser torero

WhatsApp Image 2021-09-07 at 13.18.30
Enric Roca Carrió

De tites

WhatsApp Image 2021-09-07 at 13.18.30
Enric Roca Carrió

Blau

WhatsApp Image 2021-09-07 at 13.18.30
Enric Roca Carrió

17. Festa Major. Mestre Larrañaga. Exercicis Espirituals. Parada del Jeroni. Sindicat Vertical. Inauguració de l’església de Valldaura. Amb ulls de nen

Joan-Esteve Guillaumet
Joan-Esteve Guillaumet Pérez

La tova persistència de la memòria

Xavier Domènec
Xavier Domènech Sala
Buscar a tot memoria.cat