Correspondència inèdita 
de Lluís Companys, Pau
Casals i altres personalitats catalanes  
(Fons Jaume Creus i Ventura)

Frases més destacades de les cartes de Lluís Companys i Enric Pérez Farràs a Jaume Creus

FRASES DE LLUÍS COMPANYS EXTRETES
DE LA CORRESPONDÈNCIA AMB JAUME CREUS

“Ací, dins de les naturals molèsties i coses enutjoses de la presó estem relativament bé. Ja debeu saber que Barrera[1] és a una clínica de Barcelona, però penso que ens el portaran ya un dia d’aquests. En Lluhí[2] és a una clínica de Madrid i se trova perfecte.
 
Política? De Catalunya potser en sabeu vós més que jo, puig encara que rebo una correspondència molt copiosa procuro sustreurem a intervencions que desde ací, podrian adolèixer del defecte de no veure el detall de les coses.
 
Respecte a la política espanyola la veig fosca i confosa. Cada dia camvia el panorama i no se poden fer pronòstics. Aquests dies se parla de crisis. Jo crec que procuraran allargar-ho, per tal de aprovar la pròrroga de pressupostos i que la crisis devindrà fatal després, d’ací dues o tres setmanas, amb motiu del indult [de] González Peña[3]. La solució ya és de difícil preveure. Els agraris i cedistas voldran asaltar el poder. Ja veurem què passarà”.

(Març 1935. Presó de Madrid).

 
“El nostre judici crec que se veurà à primers de Maig. L’espero amb impaciència. No per la sentència, que no importa, sinó per què vehijin [sic] com se comporta un català”.

(Març-abril 1935. Presó de Madrid).

 

“No sabem encara ahont anem. Ni si serà junts o separats. Bé. De totes maneres ens trobaran amb l’ànim dispost i tranquil. Hem donat un to, i no desentonarem”.

(Juny 1935. Presó de Madrid).

 
“Seguim igual. Aquest govern és provisional, però el sostindran mentre puguin. Les esquerres han passat un estiu molt inactives. És llàstima, perquè l’opinió demana que se l’orienti i vol actuar. Ara, a propòsit de l’acte d’Azaña tal volta això s’animarà. A Catalunya també han estat molt inactius. Però en fi, el poble vibra, l’opinió està amb ànsia. I això és lo important.
 
Ara, amb la situació exterior el panorama polític d’Espanya pot cambiar i és difícil fer pronòstics.
 
La meva posició, invariable. Sóc contrari a defalliments, ni transaccions, per cap motiu ni excusa. La línea del 6 d’octubre no s’ha de entelar ni enterbolir”.

(Octubre 1935. Penal del Puerto de Santa María)

 
“Estimat Creus. Podeu escriure en català. Ara, amb la crisis última, això és una altra cosa. Us escric ràpidament puig amb motiu d’entrada d’any he rebut una correspondència agobiadora i encara que no la contesto tota, ni molt menys, n’hi ha que no puc desatendre.
 
Això està ya a les acaballes. Hem passat fins els últims dies molts perills ya esvaïts. Tot lo que ha anat succeint justifica la nostra actitut. Ara lluiran promte les noves aurores”.

(Principis del 1936. Penal del Puerto de Santa María)

 

 

FRASES D’ENRIC PÉREZ FARRÀS EXTRETES
DE LA CORRESPONDÈNCIA AMB JAUME CREUS

“Yo pasando un calvario moral horrible, ahora es cuando me he convencido del gran almacén de energías de que dispongo y créame querido Jaime que las necesito todas. La última “charranada” que se me ha hecho ha sido el dejarme solo, pues al amigo Ricart[4] lo trasladaron a Cádiz con los demás compañeros. Yo me alegro infinito por él, pues allí me consta están muy bien alojados y tratados, pero lo siento por mí, pues he quedado sin persona amiga al lado en quien poderse confiar sin necesidad de medir las palabras y esto siempre es un consuelo. ¡Què hi farem!
 
Para evitar retrasos en la correspondencia, le ruego que siempre que me escriba lo haga en español, pues como las cartas las entregamos y recibimos abiertas, todas las que vengan escritas en idioma diferente de aquél, las manda la censura a traducir y en esta operación se pierden una porción de fechas.
 
De todo lo ocurrido es preferible no hablar, pues el comentario que haría sería de tan baja calidad, que yo mismo me avergüenzo por ellos”.

(8/3/1935. Castillo de San Julián. Cartagena).

 
“Mi vida deslizándose no precisamente en el “dolche farniente”, como dicen los italianos, sino pasando ratos morales muy amargos, pues me han dejado solo en este castillo y al decir solo, quiero decir sin una persona al lado en quien confiarse y poder hablar sin necesidad de medir las palabras, expansión tan necesaria en quien como yo viene corriendo una odisea de triste memoria. Enfin, como entereza y voluntad no me faltan, espero correr el temporal hasta llegar al puerto de la “LIBERTAD”, que no dudo llegará más o menos temprano”.

(19/3/1935. Castillo de San Julián. Cartagena).

 
“Querido amigo Jaime: ni este último 14 de Abril ni todos los que vengan, no podremos darle los que sentimos la verdadera libertad más importancia que el recuerdo de una fecha histórica en la que se proclamó algo que llamamos República, pero que ya murió. En lo que sí hay que trabajar sin descanso es en que llegue otra, que cada aniversario se celebre con alegría, por haber adelantado algo más en el sentido de conseguir aproximarnos a las verdaderas reivindicaciones humanas de que tan faltos estamos; no celebrar aniversarios de algo que cada día se prostituye más.
 
Como carezco de prensa y las visitas que recibo son cada día más escasas, pocas noticias puedo darle, pues mi vida ordinaria tiene bien poco de contar que no sean cosas desagradables y éstas me las guardo para mejor ocasión”.

(16/4/1935. Castillo de San Julián. Cartagena).

 
“Querido amigo Jaume: lo peor que le puede ocurrir a un hombre es ser militar y de España, aquíel militar no tiene derecho a ser ciudadano. Eso sí, tiene el deber de dejarse matar, cuando se lo ordenan, sin poder preguntar el porqué, sacar las castañas del fuego, para que se las coman otros y si vienen mal dadas pagar los vidrios rotos. ¡Vaya programita! Y lo peor del caso es, que cuando has dejado de serlo “a forciori” te siguen tratando lo mismo. Hago estos comentarios a tenor de su pregunta sobre prensa, no la tengo porque me la han prohibido, los demás condenados paisanos reciben la que quieren, pero como yo fui militar sigo sufriendo las consecuencias, como si el haberlo sido fuera un estigma, que yo ya voy creyendo que sí lo es.
 
Además con el gobierno que nos disfrutamos se están poniendo las cosas, que la vida se nos hará imposible, parece que cada mañana se levantan pensando en una nueva manera de mortificarle a uno y como los de abajo ya sea por disciplina, miedo a la responsabilidad, deseo de hacer méritos, le secundan, los desgraciados que por dignidad hemos caído bajo sus garras las estamos pasando muy negras, hasta el extremo que yo, que me creí ser un hombre bueno, el día que recobre mi libertad, seré malo, pero malo con ensañamiento, premeditación y alevosía. Esto lo digo ahora, después ya veremos”.

(16/5/1935. Castillo de San Julián. Cartagena).

 
“Mi vida en esta penitenciaría, poco más o menos como siempre, en lo que sí noto (mejorando en nº y en calidad) diferencia es en las visitas, pues desde que trajeron el penal de Cartagena a Gassol, Barrera, Mestres y Martí Esteve, rara es la persona que viene a verlos, que no se sacrifique, recorriendo una pendiente de 5 km de camino para subir i estrechar la mano de Farrás. Procuro decirle lo que agradezco estas pruebas de afecto y simpatía.
 
Tanto del Presidente y Consejeros que están en Puerto de Santa María como de los de aquí tengo buenas noticias, todos muy animosos, bien de salud y sobretodo muy optimistas.
 
De mis compañeros de carrera, que están todos en Cádiz, lo mismo que el Gobierno de la Generalidad: si no encantados, por lo menos en muchas mejores condiciones materiales y morales que yo, pues incluso tienen a sus familiares viviendo en Cádiz y como Santa Catalina es un fuerte que está dentro de la población tienen la facilidad de verlos todos los días y pasar unas horas en familia, ventaja que para el que está privado de libertad no es pequeño consuelo”.

(27/8/1935. Castillo de San Julián. Cartagena).

 
“¿Tiene V. por casualidad la dirección de Dencás? Si la conoce haga el favor de mandármela, pues pronto hará 11 meses que estoy encerrado y todavía no he recibido una palabra de él y la verdad no creo que deba ser yo el primero en escribir, puesto que él está en libertad y yo preso y desconociendo su residencia. En cuanto me diga su dirección sí que le voy a escribir, pero sacándome la espina de esta falta de atención con el que le fue leal hasta el sacrificio”.

(27/8/1935. Castillo de San Julián. Cartagena).

 
“Bueno querido Jaime, esto me parece que se acaba y que pronto podremos darnos un apretado abrazo fraternal y bailar una sardana simbólica, dando entrada en el corro a ciudadanos bien cribados pero con cribas de malla muy tupida y fabricada con la experiencia de todo lo ocurrido. Si así se hace, daré por bien empleados todos mis sufrimientos, pero si después de la lección se siguen los mismos vicios y corruptelas, entonces sí que lo mando todo a paseo, me arrincono a un sitio donde nadie me conozca, a llorar por la muerte de un pueblo que por su modo de obrar y pensar tiene los gobernantes que se merece”

(9/1/1936. Castillo de San Julián. Cartagena).

 


[1] Martí Barrera

[2] Lluhí i Vallescà

[3] Ramon González Peña, sindicalista i polític asturià. A l’octubre del 1934 participà en la revolució d’Astúrias. Jutjat el febrer de 1935, se’l condemnà a mort, però la pena li fou commutada per la de cadena perpètua.

[4] Es refereix al tinent coronel Joan Ricart que junt amb Pére Farràs i Frederic Escofet foren condemnats a mort pels Fets del Sis d’Octubre, si bé la pena els fou commutada.